lunes, 24 de julio de 2017

Las 8 señas de identidad de los entusiastas digitales que tanto necesita su empresa

A la hora de aproximarse a la transformación digital, muchas empresas ponen a nativos digitales al timón de sus esfuerzos en el área de la digitalización.
Sin embargo, para llevar a buen puerto su transformación digital, las compañías no necesitan tanto a nativos digitales como a entusiastas digitales. Y el entusiasmo digital poco o nada tiene que ver con el origen, la formación, la edad y el género de las personas.

Un entusiasta digital no es necesariamente un “techie” de tomo y lomo ni tampoco un “freak” de las redes sociales. Y no debe estar en posesión de todos y cada uno de los millones y millones de conocimientos que se “cuecen” en la arena digital. Sí debe, eso sí, tomar todas aquellas medidas necesarias para inocular el virus digital en todos y cada uno de los rincones de las empresas para las que presta sus servicios.
Está claro que los entusiastas digitales son oro en estado puro para las empresas, pero ¿qué distingue a esta “especie” del resto de los mortales? Lead Digital diseña a continuación las señas de identidad de los entusiastas digitales:
1. Agilidad. Los entusiastas digitales no sienten temor alguno por los cambios. Y le hincan el diente sin ningún tipo de miedo a nuevos temas y nuevos desafíos.
2. Curiosidad. A los entusiastas digitales les encanta probar y descubrir cosas nuevas. Son una suerte de investigadores de los tiempos modernos.
3. Coraje. Los entusiastas digitales tienen suficiente valor para tomar decisiones (aun cuando no saben a ciencia cierta los resultados que éstas llevarán aparejadas).
4. Disposición a las críticas. Los entusiastas digitales son dueños de una gruesa coraza que les hace resistir incólumes las críticas (para aprender de ellas).
5. Visión. Los nativos digitales están realmente en disposición de desarrollar (y convertir en realidades) sus ideas y visiones. ¿Lo mejor? Que sus visiones tienen siempre el foco puesto en la utilidad real para la gente (y no rezuman “humo”).
6. “Customer centricity”. Un entusiasta digital desarrolla ideas pensando hacia afuera (con la vista puesta siempre en el cliente) y no hacia adentro.
7. Empatía. Los entusiastas digitales son capaces, cual camaleones, de adaptarse a diferentes tipos de personas. Y la empatía que habita en sus entrañas resulta particularmente útil en los equipos necesariamente flexibles que llevan las riendas de la digitalización dentro de las empresas.
8. “Networking”. Los entusiastas digitales ejercen de “traductores” de los habitantes de dos universos completamente diferentes dentro de las empresas: el offline y el online. Y se preocupan de buscar el entendimiento entre un universo y otro.