viernes, 26 de enero de 2018

Cómo estar motivado en el trabajo cuando te sientes menospreciado

Aprender cómo mantenerte motivado en el trabajo, especialmente cuando te sientes menospreciado, es crucial para poder seguir siendo productivo y sentirte bien. Te contamos qué hacer y cómo conseguir estar estimulado en un trajo desmotivador. Contrariamente a la creencia popular, la recompensa monetaria no es tan motivadora como en los casos en los que  a la persona se le dice verbalmente que es apreciada y lo bien que ha realizado su trabajo.
“Sentirse realmente apreciado eleva a la gente”, explica Tony Schwartz, presidente y CEO de The Energy Project, al portal laboral The Balance.
“En el nivel más básico,  la motivación nos hace sentir seguros, que es lo que nos libera para hacer nuestro mejor trabajo. También es energizante. Cuando nuestro valor se siente en duda, esa preocupación se vuelve un elemento negativo y recurrente que agota y desvía nuestra energía de la creación de valor “.
Como resultado, a menudo en las empresas la falta motivación afecta a la productividad.  Cuando un empleado se cree infravalorado, esto crea un ciclo peligroso donde la falta de apreciación conduce a la falta de trabajo y crea fricción en el lugar de trabajo.
Sin embargo, no es solo que la falta de apreciación tenga un impacto en la producción, sino que también causa daño físico en forma de estrés y ansiedadSegún un estudio, los empleados que se sienten injustamente criticados por sus jefes tienen un 30 por ciento más de enfermedades que aquellos que se sienten apreciados.
Para impedir que la desmotivación te conduzca a la baja moral y la disminución de la productividad, aquí te dejamos cinco consejos para mejorar la motivación en tu lugar de trabajo cuando te sientes menospreciado.
  • Concentrarte en pequeñas victorias te ayudará a sentirte más positivo. Cuando buscas pequeños triunfos, obligas a tu cerebro a dejar de enfocarse automáticamente en los estímulos negativos. Esto contrarresta el sesgo de negatividad y te ayuda a ser más consciente de las cosas positivas que están sucediendo.
  • Cuando no recibes mucha motivación en tu trabajo, busca fomentar tu autoestima con objetivos propios que tú mismo te marques.Si bien esto no puede reemplazar totalmente el estímulo positivo de los superiores, sirve como un pequeño consuelo para mantenerte en marcha durante los tiempos de desolación.
  • Busca motivación fuera del trabajo cuando te sientes subestimado. A veces hacer deporte antes o después de trabajar ayuda a liberar estrés y a mejorar tu estado físico y mental. Además tus logros en los ejercicios podrán ayudarte a mantenerte orgulloso y motivado cuando en el trabajo sientas que decaes.
  • A veces la falta de motivación se produce cuando no eres capaz de ver la importancia de  lo que haces. Si bien es papel de tu superior mostrar la relevancia de tu trabajo, si esto no es así, lleva a cabo tus propias reflexiones sobre el valor que conlleva aquello que haces.
  • Si te sientes menospreciado en tu trabajo, habla con tu jefe sobre esta situación. A veces puede ser que desde arriba estén tan ocupados que no se den cuenta de ello. Pero nada de ir al despacho a quejarse. Simplemente expón a tus superiores que a veces no sabes si estás llevando a cabo los objetivos que se plantean y que te gustaría saber en qué posición te encuentras en la empresa.
En definitiva, para combatir la falta de valoración en la empresa y  el sentimiento de menosprecio, la clave reside en fomentar la confianza en uno mismo. Si nadie te está otorgando el aliento que necesitas para seguir será cuestión de dártelo tú mismo a partir de tu propia confianza y productividad.